Nuevas tecnologías en los centros escolares

Ana Isabel Rodríguez Japón 3EE1

Tras la lectura y posterior reflexión de los siguientes artículos: “El porqué de las TICs en educación” y “Nueva educación para la sociedad del conocimiento”, además de la información aportada a partir del tema uno de la asignatura de NNTT y de los conocimientos previos sobre dichos temas adquiridos de oída, me he planteado la siguiente cuestión: En la actualidad, ¿Hasta qué punto resulta beneficiosa la aplicación de las nuevas tecnologías en los centros escolares?. A continuación, paso a argumentar mi respuesta a dicha pregunta.

Desde la antigüedad más remota hasta nuestros días actuales, podemos afirmar que la sociedad siempre ha confiado en la institución educativa para desarrollar la misión de educar a los sujetos. Sin embargo, sostengo que no sería acertado identificar de forma exclusiva educación con escuela, ni unir de manera fundamental el proceso educativo con la figura del profesor. En cambio, se debe de abrir el campo del pensamiento y considerar a la sociedad como una estructura educativa, en la cual, los influjos educativos que se reciben más allá de la escuela son tanto o más potentes que los que proceden de ella.

La familia, los educadores, los grupos de iguales y los medios de comunicación y las nuevas tecnologías de la información (TICs), desde su papel de mediadores entre el individuo y la propia cultura, ejercen una importante influencia educativa sobre el desarrollo de la persona. En este caso, es cierto que la educación desempeña un aspecto clave, puesto que la educación está controlada por la sociedad en la que está inmersa y debe formar el tipo de persona que necesita dicha sociedad según las circunstancias). Analizando esto, y bajo mi punto de vista más personal, pienso que debemos entender el ámbito escolar como el medio más utilizado por la sociedad para ejercer en todos sus miembros su labor educativa y no ser entendida la escuela como el estricto y único medio.

En relación con las argumentaciones anteriores, me atrevería a decir que en la actualidad el ámbito escolar no es exclusivo de transmisión de aprendizajes, puesto que día a día está experimentando y cobrando una creciente importancia la educación informal. Gracias a los medios de comunicación social, los aprendizajes que las personas realizamos informalmente a través de nuestras relaciones sociales, de la televisión, de las TICs, de Internet, etc., cada vez tienen más relevancia, puesto que las nuevas generaciones van asimilando de manera natural esta nueva cultura que se va conformando, puesto que hoy en día nos encontramos inmersos y vivimos en las denominadas: “Sociedad de la información y sociedad del conocimiento”. Como se nos presenta en los artículos, ambas sociedades se centran en cómo se organiza, se codifica y se trasmite el conocimiento, es decir, el paso del flujo de la información de un lugar a tro a través de las nuevas tecnologías.

Como ya es conocido por la mayor parte de la sociedad actual, vivimos inmerso en un mundo que se encuentra en continua renovación, por lo que los individuos deben adaptarse a los nuevos cambios continuamente (sobreviven los que aprenden a cambiar: “proceso de socialización”). Por ello, antiguamente la educación estaba reservada a una élite de la educación pero en la actualidad, las instituciones educativas luchan día a día para que todos los individuos tengamos los mismos derechos e igualdades (posibilidad de acceder a la educación de todos los sujetos). Tanto en el pasado y el presente y como ocurrirá en un futuro, la misión de la educación es preparar y dar herramientas a los alumnos para enfrentarse con garantías a la vida que tengan por delante, mientras que la escuela debe plantearse, entre muchas otras incógnitas, las siguientes cuestiones: ¿Qué pretendemos que aprendan los jóvenes?, ¿Cómo tratamos que aprendan?,...

Con relación a esta renovación en la que el mundo se encuentra inmerso, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) han experimentando en las últimas décadas una gran revolución en la sociedad del momento. Además, sus efectos se manifiestan de manera muy especial en el mundo educativo, por lo que las administraciones públicas, además de asegurar el acceso a la educación de todos y cada uno de los ciudadanos, se ha planteado evitar que el acceso a las redes conlleve un nuevo tipo de discriminación generadora de una nueva forma de analfabetismo.

Por todo ello, las TICs además de estar presentes en los hogares, es preciso que las escuelas integren también esta nueva cultura (alfabetización digital) y así poder permitir a los pequeños acercarse y disfrutar de las nuevas tecnologías, es decir, permitirles realizar actividades educativas a través de ellas. Por ello, es importante la presencia en clase del ordenador como un instrumento más aunque no sustitutivo, que se utilizará con finalidades diversas: lúdicas, informativas, comunicativas, instructivas, etc. Desde el ámbito educativo tenemos múltiples razones para aprovechar las nuevas posibilidades que proporcionan las TICs: impulsar este cambio hacia un nuevo modelo educativo más personalizado y centrado en la actividad de los estudiantes, necesaria alfabetización digital de los alumnos y del aprovechamiento de las TICs, disminuir el alto índice de fracaso escolar,... Estas constituyen algunas de las poderosas razones para aprovechar las posibilidades de innovación metodológica que ofrecen las TICs para lograr una escuela más eficaz e inclusiva.

A continuación, se nombra algunas de las muchas ventajas y limitaciones, que bajo mi punto de vista, podemos obtener y establecer tras la aplicación de las TICs en el ámbito educativo, las cuales son experimentadas principalmente por los centros educativos y por los destinatarios de las nuevas tecnologías (docente y discente):

Ventajas

  • Aumenta el interés y la motivación de los alumnos (dedican más tiempo a trabajar y es posible que aprendan más).
  • Mayor actividad intelectual (interactúan con el ordenador y el grado de implicación es mayor).
  • Desarrollo de la iniciativa (se ven obligados a tomar continuamente decisiones ante las respuestas del ordenador a sus actividades).
  • Aprendizaje a partir de los errores (permite conocer los errores justo al momento y ofrece la posibilidad de superarlos).
  • Aprendizaje cooperativo (facilitan el trabajo en grupo).
  • Personalización de los procesos de enseñanza/aprendizaje (cada alumno puede utilizar los materiales más acordes con su estilo de aprendizaje).
  • Flexibilidad de los estudios (los estudiantes tienen más autonomía).
  • Ampliación del entorno vital (amplían el entorno de relaciones de los estudiantes).
  • Facilitan la creación de ambientes de aprendizajes más enriquecedores (medio más lúdico).
  • Acceso a Internet (grandes experiencias educativas).
  • Mayor responsabilidad.

Limitaciones

  • Necesidad de una formación didáctico-tecnológica del profesorado (debe tener una actitud por lo menos abierta hacía la integración de las TICs).
  • Nuevas adquisiciones de competencias y destrezas.
  • Requiere el conocimiento de los conceptos fundamentales de las TICs y la habilidad en el uso de sus herramientas.
  • Distracciones y dispersión de los alumnos.
  • Informaciones no fiables.
  • Cansancio visual y otros problemas físicos.
  • Falta de conocimientos de los lenguajes.
  • Problemas de mantenimiento de los ordenadores.
  • Necesidad de actualizar equipos y programas.
  • Exigen una mayor dedicación.
  • Menos riqueza de información en los trabajos individuales.

En definitiva, aunque soy consciente que esta lista de ventajas y limitaciones que podemos extraer de la incorporación de las TICs a los centros escolares puede llegar a ser mucho más extensa y concreta, en resumen pienso que con la integración de las TICs en los centros escolares se abren nuevas ventanas que permiten a los estudiantes y los profesores el acceso a cualquier información necesaria en cualquier momento, es decir, aparece un nuevo modelo de enseñanza mucho más personalizado (centrado en el estudiante) que, sin olvidar los demás contenidos del curriculum, asegura a los estudiantes las competencias en TICs que la sociedad actual, es decir, la sociedad del conocimiento demanda.

Sin embargo, como respuesta más personal a la pregunta formulada, recogería que en comparación con otros países de nuestro entorno, España no es de los más avanzados en la implantación social de las TICs y tampoco en su utilización educativa, puesto que la mayoría de nuestros centros requieren más infraestructuras (equipos, conexiones a Internet, pizarras digitales en las aulas, etc.), una adecuada formación didáctico-tecnológica para todo el profesorado, etc. Para conseguir que la aplicación del proyecto “Escuela 2.0” (digitalización de las aulas de los alumnos) resulte más óptimo y beneficioso, es necesario corregir urgentemente esta situación para no caer en un nuevo retraso tecnológico y asegurar a todos y cada uno de los ciudadanos las competencias que exige la sociedad de la información y del conocimiento.

Para finalizar con el comentario realizado sobre la cuestión planteada tras la lectura de los artículos mencionados, me gustaría hacer mención a un acontecimiento vivido y experimentado durante mi segundo periodo de prácticas, el cual me ha incentivado a formular dicha pregunta.

Este año, he realizado mis prácticas en un aula de apoyo a la integración. Un día, tras la entrega de los portátiles a los alumnos del 3 ciclo de Primaria, mi tutora pidió a uno de nuestros alumnos que subiese su ordenador a clase para trabajar con él y descubrimos que este no sabía manejar el ordenador y nadie, hasta el momento, se había parado a explicarle el funcionamiento mínimo del mismo. Por este motivo, dedique varias horas lectivas explicándole y enseñándole al alumno y a mi tutora (tiene nociones mínimas en el manejo de las nuevas tecnologías) aspectos fundamentales que debe saber una persona para poder trabajar con el ordenador (guardar documentos, crear carpetas y documentos, etc.). La sorpresa fue aún mayor, cuando hablando con otra profesora sobre el tema de los ordenadores y comentándole el caso de este alumno, esta me comenta que en la clase del alumno (aula ordinaria), durante las horas anteriores, la tutora había realizado un dictado que los alumnos han tenido que escribir por ordenador, mientras que este alumno y aquellos que no sabían manejar el ordenador de forma más específica lo han realizado por escrito (manual) y no han podido participar en esta actividad al mismo nivel que el resto de sus compañeros. Me quede tan impresionada al escuchar esto que intenté sacárselo al alumno, el cual verificó que era cierto que su tutora había realizado un dictado para que ellos lo escribiesen por ordenador pero que él no lo había escrito a mano, simplemente no había participado de ninguna forma en la actividad.

Por ello, pienso que los responsables de este proyecto “Escuela 2.0” se han saltando un paso importantísimo, puesto que creo que antes de facilitar los ordenador a los alumnos y los centros escolares hayan comenzado a trabajar con ellos a través de las nuevas tecnologías, la Junta de Andalucía ha debido de facilitar a todos los centros andaluces profesionales cualificados que durante algunos días se encargasen de explicar y enseñar nociones básicas sobre el funcionamiento y manejo de un ordenador, tanto a los alumnos como a los profesores, puesto que ambos pueden presentar carencias. De esto modo, pienso que se conseguiría que el resultado de la aplicación de este nuevo proyecto resultase realmente óptimo y beneficioso para el aprendizaje de estos alumnos y para la ampliación de la formación de los docentes. Además, vuelvo a recalcar que considero necesaria e imprescindible la formación didáctico-tecnológica del docente, puesto que para llevar este proyecto a cabo necesitamos la cualificación profesional de estos trabajadores, puesto que vuelvo a reiterarme y mencionar que hoy en día los centros escolares se mueven alrededor de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Para paliar esta carencia, es fundamental la importancia de la existencia de cursos de formación para capacitar a los docentes en la realización de actividades escolares diseñadas para las TICs y para encargar este tipo de trabajo a los alumnos.

A modo de conclusión final, hay y además debemos de cambiar nuestro modelo de enseñanza, es decir, tenemos que diseñar nuevas actividades y olvidarnos de la enseñanza clásica (aquella en la que el docente se limita a llenar la mente de sus alumnos con nuevos conocimientos pero sin tener en cuenta la correcta interiorización de los mismos). Por ello, en los centros escolares actuales se pretende diseñar estas actividades a través de las nuevas tecnologías.

Please be aware that the free essay that you were just reading was not written by us. This essay, and all of the others available to view on the website, were provided to us by students in exchange for services that we offer. This relationship helps our students to get an even better deal while also contributing to the biggest free essay resource in the UK!